Aprende a optimizar tus imágenes

Aprende a optimizar tus imágenes

Las imágenes son un recurso necesario e imprescindible que utilizas como diseñador, de la manera más creativa posible, para impactar visualmente según las necesidades específicas de comunicación.

A veces, por falta de tiempo o conocimiento total no las utilizamos correctamente o de forma efectiva, es decir, con un buen equilibrio entre calidad y tamaño de la imagen.

En este artículo te brindamos la posibilidad de profundizar tu bagaje técnico-creativo con algunos tips para que logres imágenes óptimas en tus presentaciones o trabajos.

Imágenes pesadas = Sitio web lento

Una página web contiene varias imágenes desde los pequeños íconos que incorpora hasta las grandes imágenes que ilustran las entradas o artículos. Lo ideal, en este caso, es disminuir el tamaño de ellas lo máximo posible para que ocupen menos espacio y se descarguen antes.

¿JPG, PNG o GIF?

En el diseño web existen multitud de formatos de imagen. Lo más importante es conocer la diferencia entre los formatos con pérdidas y los formatos sin pérdidas.

Formato JPG: Fotografías. Detalles complejos y texturas. No nos importa perder parte de la calidad de la imagen original.

Formato PNG: Imágenes en las que hay amplias zonas “lisas” con el mismo color. Capturas de pantalla, dibujos, bocetos.

Formato GIF: Similar a PNG actualmente utilizado solo para imágenes animadas.

Si no estás seguro de utilizar JPG o PNG para tus imágenes, te aclaramos: ambos formatos son comprimidos internamente para ocupar menos espacio en el disco:

Imágenes JPG: Valor entre 1 y 100 (más alto, mayor compresión y menor)

Imágenes PNG: Con un valor entre 0 y 9 (más alto, menor compresión y menor tamaño)

Artefactos de compresión: Marcas antiestéticas alrededor de ciertos objetos en imágenes. Ejemplo una PNG y una JPG del mismo tamaño. Dichas marcas producen debido a que las imágenes JPG son un formato de imagen con pérdidas: para conseguir que ocupen menos, reducimos la calidad de la imagen (perdiendo nitidez) En contraposición, las imágenes PNG son un formato de imagen sin pérdidas: para lograr que ocupen menos, se utilizan algoritmos de compresión “reversibles” que no reducen el tamaño pero consiguen no introducir artefactos.

Cada formato es útil dependiendo del caso concreto. Lo ideal: utilizar imágenes JPG para fotografías y utilizar PNG para imágenes que contengan zonas de color uniformes.

Aprende a optimizar tus imágenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *